Un blog puede convertirse en cualquier cosa

El golpe de gracia

4m

Se publicó en

Libro «100 covers de cuentos clásicos» de Hernán Casciari

100 covers de cuentos clásicos

Durante una batalla, en la Guerra Civil de Esta­dos Unidos, el capitán de un regimiento tomó una pésima decisión y perdió a un tercio de su tropa en manos del enemigo. 

El escenario, después de esa masacre, era desola­dor: había pedazos de cuerpos de hombres y de caba­llos, había oficiales heridos que suplicaban ayuda… soldados muriendo desangrados porque no alcanza­ban las camillas para llevarlos a la tienda de campaña. 

En ese lugar terrible, el capitán (que se llamaba Madwell) deambulaba fuera de sí, como si estuvie­ra atontado por un golpe de nocaut, mirando de un lado para otro y pensando qué dirección tomar para salir de ese infierno. Estaba atardeciendo y le preocu­paba pasar la noche entre los muertos. 

Una vez que se orientó aceleró el paso, decidido a no mirar a los costados, y caminó muy seguro hacia el sur. Pasó por alto los cuerpos de sus soldados, y tampoco se detuvo al escuchar las quejas de los com­batientes olvidados por los grupos de rescate. Mad­well no era médico ni tenía agua: no podía hacer nada por ellos. 

O al menos eso pensaba, hasta que alguien le lla­mó la atención. Cerca de una zanja, en una montaña de cadáveres, había un cuerpo que parecía moverse y que le resultaba familiar. Se acercó, y ahí se dio cuen­ta: era el sargento Halcrow, su mejor amigo de toda la vida. Eran tan cercanos que Halcrow (que odiaba la guerra) se había alistado en el ejército de Madwell para no estar lejos de su amigo. 

Halcrow, eso sí, no se había sumado solo: lo había acompañado su hermano mayor, Creede, que tenía la piel más dura y no se llevaba bien con el capitán Madwell, al punto de que, en plena batalla, movidos por los nervios de estar siendo aniquilados, se habían amenazado de muerte. 

Pero Madwell no pensaba en eso ahora: solamente tenía ojos para su amigo. Halcrow se había desgarra­do el abdomen y por esa herida, llena de hojas muer­tas y de tierra, asomaba un pedazo de intestino. 

Madwell se agachó y tomó delicadamente la ca­beza de su amigo. Halcrow gemía. Y rogaba con la mirada algo que Madwell sabía entender: había visto muchas veces esa súplica, era el pedido de que te den muerte cuanto antes. 

Incapaz de matarlo, Madwell empezó a llorar y a caminar en redondo. A unos metros, un caballo con la pata reventada por un cañonazo dio un relincho que le partió el corazón, y entendió que la muerte era un gesto de amor. Madwell desenfundó el revólver y le pegó un tiro entre los ojos al caballo, que primero tuvo una agonía larga y violenta, y después entró en un estado de paz final. 

Recién ahí, Madwell encontró la fuerza para en­frentar a su amigo. Se arrodilló ante a él, preparó el arma, apoyó el cañón en su frente, desvió los ojos y apretó el gatillo. Pero no hubo detonación. Su última bala se había ido con el caballo. 

Moribundo, Halcrow gimió y dejó salir una baba con sangre. El capitán Madwell, entonces, acorralado por el dolor de su amigo se puso de pie y desenfundó la espada. Pasó los dedos de la mano izquierda a lo largo del filo y tendió la espada recta ante sí, como para probar sus nervios. La hoja no temblaba. Así que se inclinó, desgarró con la mano izquierda la camisa del moribundo, y ya erguido le puso la punta de la espada sobre el corazón. 

Esta vez no corrió la mirada. Agarrando la em­puñadura con ambas manos, empujó con todas sus fuerzas y hundió la hoja en el cuerpo de su mejor amigo hasta que lo atravesó y tocó la tierra. 

En ese instante, Halcrow encogió las piernas y se llevó el brazo al pecho, sujetando el acero con tan­ta fuerza que los nudillos de la mano se le pusieron blancos. Después, sus ojos quedaron secos en una di­rección precisa: un punto que estaba justo atrás de Madwell.

Y es que ahí atrás, a lo lejos, tres hombres salían trabajosamente de un monte de arbustos. Dos eran enfermeros y traían botiquines y camillas. El terce­ro era el hermano mayor de Halcrow, Creede, que a medida que avanzaba veía cómo el capitán había matado, sin necesidad, a su hermano menor.


Ambrose Bierce (1842-¿1914?) fue un cuentista e ironista estadounidense, veterano de la Guerra Civil. Sus mejores cuentos reproducen la crudeza de la guerra, como en «El golpe de gracia» (1889). Desapareció en México sin dejar rastros.

Hernán Casciari