La casa nueva

1m

Se publicó en

Más respeto que soy tu madre

Ya tenemos el local y la semana que viene nos mudamos. Resumo porque estoy excitada: vendemos esta casa y mi suegro la suya; compramos una casa con local al frente en avenida Cuarenta casi esquina Quince, nos vamos a vivir todos ahí y trabajamos en la pizzería. 

Como nos sobra plata, nos compramos dos motos para el reparto a domicilio, que me acabo de enterar que se llama delivery, y sacamos un crédito chiquito para el horno y las cosas propias del negocio… ¿No es un sueño de noticia?

¡Hasta el Nacho deja de alquilar su depto y se viene con nosotros! El Zacarías está bastante cagado en las patas, porque siempre le fue mal en los negocios, pero yo igual le noté un brillo en los ojos como de ilusión. Ay, si ustedes supieran…, hace mucho que nos va para la mierda, y ya vendría siendo hora de levantar cabeza. El Caio quiere que la Negra Cabeza también trabaje en la pizzería (dice que revolea muy bien la masa) pero yo le dije que nones, que esa mujer es pájaro de mal agüero y nos puede cagar la fruta. Así que el Caio se fue pegando un portazo. Ya va a volver. La pizzería se va a llamar Pizzería Bertotti. Si Dios quiere, inauguramos el lunes tres de noviembre.

Hernán Casciari