Un blog puede convertirse en cualquier cosa

Cuentos contra reloj

Cuentos contra reloj
Hace algunas semanas Harry Salvarrey me invitó a leer cuentos a Desarmadero, su bar en Palermo. Fue justo antes de mi viaje a Italia y era una noche fría. Muchas personas habían intentado conseguir un lugar,...
Cuentos contra reloj
Esta historia está compuesta por tres cartas reales que recibí en dos momentos muy diferentes de mi vida. La primera y la tercera las escribió un oyente del programa de radio donde leo relatos una vez...
e sonó el teléfono muy temprano, un poco antes de salir a trabajar. Primero pensé que era mi madre, que vive en Formosa, y me asusté por la hora. Pero no era mi madre. «¿Hablo con...
Cuentos contra reloj
Yo tenía un amigo en la primaria que se llamaba Agustín Felli. Me encantaba ir a su casa porque a veces sus padres nos dejaban solos y entonces nos metíamos en la pieza del hermano mayor....
Cuentos contra reloj
Hace muchos años, a principios de siglo, yo era la encargada de Recursos Humanos en una empresa donde éramos veinte empleados. Era una más. Algunos éramos mejores, otros peores, pero había un compañero al que yo...
Cuentos contra reloj
Esta semana me llamaron la atención dos historias que tienen un eje común. Gente que quiere hacer una broma y todo termina mal.
Cuentos contra reloj
Desde el robo que tuvimos en diciembre, cada vez que mi papá sale temprano me levanta de la cama y me dice: «Brian, te quedás cuidando lo que yo más quiero». Y a mí me da...
Cuentos contra reloj
Yo nunca supe que mi dueño se llamaba Guzmán. Me enteré por los periodistas. Y tampoco supe nunca que Guzmán estaba muerto. Es mentira que yo sabía. No me voy a andar haciendo, a esta altura,...
Cuentos contra reloj
Mi nombre es Steven, tengo cuarenta y dos años y en este momento los otros presos empiezan a rodearme. Yo no tendría que estar encerrado; soy el nuevo, el que acaba de llegar. Me dijo el...
Cuentos contra reloj
Yo venía en taxi para la casa de mis viejos, y venía diciendo: ahora les traigo mi buena noticia y les saco un poco la tristeza. Les cambio el eje. Pero cuando vi la casa desde...