Hernán Casciari

Hay 0 cuentos sobre el dinero

17 Mar

Pablo entró a robar al negocio de magia del viejo Caracoche, esto pasó en Mercedes, con una pistola de juguete. Sin leer el cartel del vidrio, que decía: «Se busca ayudante joven». Cuando lo vio entrar a Pablo, el viejo Caracoche creyó que Pablo venía a buscar trabajo y salió del mostrador a recibirlo. Le dijo: «Qué haces, pibe, pasá». Pablo, un poco confuso, sacó la pistola y apuntó al viejo. La pistola era de juguete.
Pablo entró a robar al negocio de magia del viejo Caracoche, esto pasó en Mercedes,...
Cuentos contra reloj

2 Oct

Durante media vida lo más trágico que puede pasar es tu propia muerte egoísta, pero entonces llega algo y ¡zas!, te cambia para siempre el epicentro del miedo. Yo descubrí esto arriba de un taxi. Un rato antes me habían pagado un dinero que no esperaba por algo que ni siquiera era un trabajo. Entonces decidí no viajar desde la Capital a La Plata en un micro mugriento, porque lo mínimo que podés comprar con plata inesperada es comodidad. El problema es que elegí a un taxista que estaba a punto de cruzar un límite.

Durante media vida lo más trágico que puede pasar es tu propia muerte egoísta, pero...
Renuncio

4 Mar

Érase un pueblo tranquilo en el que habitaban muchos vecinos tranquilos. Todos llevaban una vida agradable y sencilla y cada uno deseaba prosperar. Pepe era uno de ellos. Una tarde Pepe salió a caminar por el pueblo y tuvo sed. Siguió caminando y tuvo más sed. Cuando volvió a su casa, y mientras descorchaba una botella, descubrió algo que nadie había descubierto antes: en el pueblo no había bares.

Érase un pueblo tranquilo en el que habitaban muchos vecinos tranquilos. Todos llevaban una vida...
Messi es un perro y otros cuentos

1 Ago

¿Y qué pasa si el viejo sueño revolucionario, comunista y utópico, de un mundo libre de vil metal acabara siendo, qué paradoja, el fin último del capitalismo? ¿Qué pasaría si realmente pudiéramos vivir sin dinero en efectivo, sin billetes ni monedas? Solos con nuestras tarjetas de créditos. ¿Se podría?

¿Y qué pasa si el viejo sueño revolucionario, comunista y utópico, de un mundo libre...
Todos los desechos reservados

21 Feb

Aquí en España existe una organización que se llama OCU —Organización de Consumidores y Usuarios— que intenta, casi siempre con poca suerte, defender a las personas comunes de los despropósitos de las grandes empresas de servicios. 

Aquí en España existe una organización que se llama OCU —Organización de Consumidores y Usuarios—...
Todos los desechos reservados

14 Jun

Cada vez con más fuerza comienza a circular la nueva moneda de curso legal, el prestigio. 

Cada vez con más fuerza comienza a circular la nueva moneda de curso legal, el...
Todos los desechos reservados

24 May

«Disculpáme, ¿tenés un minuto para que te proponga un negocio?», solía decirle el hombre, cincuenta y ocho años, muy bien vestido siempre, al mendigo nocturno que dormía a la intemperie, o al delincuente recién salido de la prisión, o al infectado de sida que no daba pie con bola. «Es un minuto, vos escucháme, podés hacer buena guita». 

«Disculpáme, ¿tenés un minuto para que te proponga un negocio?», solía decirle el hombre, cincuenta...
Todos los desechos reservados

22 Ene

Desde que estoy aquí he aprendido a perder las esperanzas sobre algunas de las formas de la felicidad. Por ejemplo, sé que no será mía la felicidad del amor correspondido, ni la felicidad de los millones en el banco, ni la felicidad de pisar la hierba en el parque cuando se me antoje, ni la felicidad de elegir lo que voy a cenar esta noche. (Ay, cómo echo de menos estas formas naturales de la dicha...). Pero hay otras felicidades, pequeñas quizás, menos valoradas por la gente libre, que sí puedo alcanzar cuando quiero. Son cuatro y las voy a explicar. 

Desde que estoy aquí he aprendido a perder las esperanzas sobre algunas de las formas...
Seis meses haciéndome el loco

25 Feb

Las pocas veces que he tenido que ir a un almuerzo de negocios (la última de estas desgracias ocurrió hace un mes), se ha dado una situación que me aterra. Es cuando llega el camarero del vino y sirve un poquito en mi copa para que dé el visto bueno. Es entonces cuando el mundo se detiene, la vida del restaurante se congela y, como en los cuentos de Poe, sólo se oye a mi corazón —cataplóm, cataplóm— galopar en pánico desbocado.
Las pocas veces que he tenido que ir a un almuerzo de negocios (la última...
Charlas con mi hemisferio derecho

5 Nov

La etapa más vertiginosa del progreso humano ocurrió entre 1978 y 1982, cuando los juguetes, que hasta entonces habían sido pelotas inanimadas y baleros sin sabor, fueron convirtiéndose intempestivamente en artefactos a batería o en juegos complicados con infinidad de complementos. Mi vida, la de un gordito de pueblo harto de jugar con el tiki-taka, se vio entonces arrasada por el conocimiento y la aventura. La primera maravilla llegó después del Mundial '78, y se llamó El Cerebro Mágico.
La etapa más vertiginosa del progreso humano ocurrió entre 1978 y 1982, cuando los juguetes,...
Charlas con mi hemisferio derecho