Hernán Casciari

Hay 0 cuentos sobre el fútbol

7 Ago

Antes de tocar por última vez la pelota con su pie izquierdo, a las trece horas, doce minutos y treinta segundos del mediodía mexicano, el jugador argentino ve que ya dejó atrás a Peter Shilton; ve que Valdano arrastra la marca de Fenwick; ve que Raid y que Glenn Hoddle quedaron en el camino.

Antes de tocar por última vez la pelota con su pie izquierdo, a las trece...
Una playlist de 125 cuentos

1 Ago

Hace un rato empezó la Copa América. Brasil, el dueño de casa, le ganó bastante complicado a Bolivia y dentro de un rato, porque ya es sábado, nos toca jugar a nosotros. Van a ser, con suerte, cinco partidos para llegar a la final.

Hace un rato empezó la Copa América. Brasil, el dueño de casa, le ganó bastante...
Una playlist de 125 cuentos

17 Jul

Esta historia capaz les interese más a los fanáticos del fútbol, pero tiene una moraleja triste que le sirve a todo el mundo. Lo que voy a contar nos enseña que a veces hacemos las cosas sin saber por qué.

Esta historia capaz les interese más a los fanáticos del fútbol, pero tiene una moraleja...
Una playlist de 125 cuentos

9 Mar

La noche del veintisiete de diciembre de 2001, una semana después del gran quilombo, ya habíamos tenido cuatro nuevos expresidentes y yo buscaba con desesperación, en Barcelona, un bar con televisión satelital para ver a Racing salir campeón en un país que se estaba cayendo a pedazos.

La noche del veintisiete de diciembre de 2001, una semana después del gran quilombo, ya...
Una playlist de 125 cuentos

6 Mar

Empecé a escribir este cuento una mañana del 2012: yo vivía en Barcelona todavía y estaba en casa mirando un compilado de jugadas en las que Messi recibe faltas muy fuertes y nunca se tira ni se queja.

Empecé a escribir este cuento una mañana del 2012: yo vivía en Barcelona todavía y...
Una playlist de 125 cuentos

28 Feb

Estuve casado quince años con una española, y la primera cosa horrible que pasó en la convivencia tuvo lugar una madrugada de junio del año 2002. Yo estaba acostumbrado a mis orígenes argentinos y di por sentado que ella, mi mujer, se iba a despertar a las cinco de la mañana para ver conmigo el Mundial de Japón. Ni en pedo.

Estuve casado quince años con una española, y la primera cosa horrible que pasó en...
Una playlist de 125 cuentos

23 Ene

El otro día sacaba la cuenta: quince mundiales llegó a ver mi viejo en toda su vida. Desde el Maracanazo brasileño en 1950, que él tendría seis años, hasta la final en Berlín 2006. ¡Quince mundiales!

El otro día sacaba la cuenta: quince mundiales llegó a ver mi viejo en toda...
Una playlist de 125 cuentos

29 Jul

Hace algunas semanas Harry Salvarrey me invitó a leer cuentos a Desarmadero, su bar en Palermo. Fue justo antes de mi viaje a Italia y era una noche fría. Muchas personas habían intentado conseguir un lugar, y los que pudieron entrar se acomodaban como podían, a veces compartiendo mesa con desconocidos.
Hace algunas semanas Harry Salvarrey me invitó a leer cuentos a Desarmadero, su bar en...
Cuentos contra reloj

5 Abr

En mi barrio de Mercedes (un pueblo a cien kilómetros de la ciudad de Buenos Aires) había un vecino muy viejo y cascarrabias. Era un italiano de ley, fanático hasta los huesos de Boca Juniors. Se llamaba don Américo Bertotti y fue uno de los muchos inmigrantes italianos que llegaron a la Argentina por culpa de la segunda Guerra.
En mi barrio de Mercedes (un pueblo a cien kilómetros de la ciudad de Buenos...
El mejor infarto de mi vida

15 Mar

A los nueve años Marcelino se metió el dedo en el ombligo y descubrió, bien al fondo, un botón parecido a los que se usan para apagar la luz. Ni su mamá, ni su pediatra, ni él mismo lo habían visto nunca porque no podía verse: este interruptor estaba muy al fondo, solamente podía tocarse con la yema de los dedos. Ese día Marcelino estaba en la escuela y se preguntó qué pasaría si apretaba el interruptor. Fue un momento importantísimo de su vida. La maestra explicaba algo sobre las fracciones, y Marcelino hizo ¡clic! en el botón. Primero sintió un zumbido en la cabeza y después muchas ganas de vomitar. Tuvo que cerrar los ojos.

A los nueve años Marcelino se metió el dedo en el ombligo y descubrió, bien...
El mejor infarto de mi vida