Un blog puede convertirse en cualquier cosa

Hay 0 cuentos sobre la abuela Chola

Libros

Libro «Cuentos contra reloj» de Hernán Casciari

Cuentos contra reloj

Libro «100 covers de cuentos clásicos» de Hernán Casciari

100 covers de cuentos clásicos

Libro «Charlas con mi hemisferio derecho» de Hernán Casciari

Charlas con mi hemisferio derecho

Libro «El mejor infarto de mi vida» de Hernán Casciari

El mejor infarto de mi vida

Libro «Messi es un perro y otros cuentos» de Hernán Casciari

Messi es un perro y otros cuentos

Libro «El pibe que arruinaba las fotos» de Hernán Casciari

El pibe que arruinaba las fotos

Libro «Renuncio» de Hernán Casciari

Renuncio

Libro «Los consejos de mi abuelo facho» de Hernán Casciari

Los consejos de mi abuelo facho

Libro «Todos los desechos reservados» de Hernán Casciari

Todos los desechos reservados

Libro «Más respeto que soy tu madre» de Hernán Casciari

Más respeto que soy tu madre

Libro Infantil «Papelitos» de Hernán Casciari

Papelitos

Libro «El nuevo paraíso de los tontos» de Hernán Casciari

El nuevo paraíso de los tontos

Libro «Una playlist de 125 cuentos» de Hernán Casciari

Una playlist de 125 cuentos

Libro «Seis meses haciéndome el loco» de Hernán Casciari

Seis meses haciéndome el loco

Libro «España, decí alpiste» de Hernán Casciari

España, decí Alpiste

El mejor infarto de mi vida
Mi madre, una señora dos veces viuda de casi setenta años, se enteró al mismo tiempo de dos novedades sobre su único hijo varón. Primero le dijeron que me había dado un infarto, que yo estaba...
Charlas con mi hemisferio derecho
La publicidad muestra a un canario en una cocina. El pájaro va hasta la hornalla y es tragado por una campana extractora de la marca Balay, eficaz y silenciosa. Para que no haya problemas con las...
El pibe que arruinaba las fotos
La última vez que estuve en Buenos Aires fue hace cinco años. No existía la Nina, ni yo sabía qué cosa era un blog. Estuve allí veinte días en los que, sin saberlo, abracé a mi...
El pibe que arruinaba las fotos
Raquel no era peligrosa, más bien una excentricidad del barrio, pero Chichita se ponía en alerta máxima —¡Hernán, metéte para adentro!— cuando la loca se acercaba demasiado. Sus rarezas eran dos: iba vestida de maestra cuando...
El pibe que arruinaba las fotos
Ya no quedan viejas originales de fábrica. Quiero decir encorvadas, vestidas sin estridencia y abocadas a la labor del punto cruz. Ya no queda ni un especimen entrecano y silencioso, al que nombrábamos abuela —aunque no...
El pibe que arruinaba las fotos
Estamos en 1980. Tengo nueve años y soy adicto a las figuritas Reino Animal. Si llenás el álbum te ganás una pelota de cuero. Yo quiero esa pelota, con gajos negros y blancos, que está colgada...
El pibe que arruinaba las fotos
Durante mi ausencia, un grupo de comentaristas rebeldes y una máquina escupespam intentaron, con todas sus fuerzas, convertir Orsai en un nido de ratas. Esta anarquía me hizo acordar a las épocas en que mis padres...